El paciente con Alzheimer. A proposito del extravio de un periodista muy reconocido con esta enfermedad

Estuvimos invitado al Canal 9 al programa ATV + y conversamos sobre la Enfermedad de Alzheimer a proposito del caso de un destacado periodista que salio solo a la calle y se extravio. Gracias a Dios fue encotrado sano y salvo

 

Anuncios

La penosa enfermedad del Alzheimer

Artículo publicado Por el 25 de octubre de 2015

http://diariouno.pe/2015/10/25/la-penosa-enfermedad-del-alzheimer/

A veces estresa y cansa a los familiares (Síndrome del cuidador) por eso se recomiendan estrategias para el apoyo y soporte familiar, que participen no solo un hijo o hija, sino que lo hagan todos, incluso nietos, nueras, yernos y sobrinos.

alzeimerEn más de una ocasión le he escuchado decir a más de uno de mis pacientes esta frase (“Me persigue un alemán) cuando se olvidan de alguna palabra, algún hecho reciente o simplemente cualquier recuerdo.

Mucha gente toma a esta expresión como chiste, broma o simplemente como un comentario muy superficial sin tomar en cuenta de que se trata de una de las enfermedades más terribles y devastadoras que le ha tocado vivir al ser humano, sobre todo en nuestros tiempos, que no solo le produce grandes problemas al enfermo que la padece sino también a sus seres queridos que lo rodean. Debido al aumento de la esperanza de vida en el mundo, cada día hay más ancianos por lo tanto existen más y más casos de ésta terrible enfermedad.

VEAMOS LA HISTORIA DE ROBERTO
Roberto era un abogado exitoso de 85 años, profesor universitario de gran trayectoria, gran lector de manera que era una persona muy culta e informada, aficionado a la historia y a la antropología, sus pasiones.

A los 65 años comenzó a presentar los primeros olvidos, se olvidaba generalmente de hechos recientes, como fechas, citas y a veces no le salían algunas palabras mientras conversaba o escribía. Debido a su gran cultura cuando no le salía una palabra usaba un sinónimo o una palabra relacionada y solucionaba momentáneamente su problema de memoria.

SE INTENSIFICÓ
Posteriormente el problema de la memoria se intensificó de manera que tanto su esposa como sus hijas notaron el problema. En una ocasión le reclamó a su hija mayor que por qué ya no lo llamaba ni lo visitaba, le dijo ya no lo quería y que lo tenía olvidado. El detalle fue que justo ese mismo día por la mañana su hija había estado con él desayunando en la casa. Comenzaron a preocuparse por el estado de su padre por lo que lo llevaron al médico.

El médico luego de examinarlo y evaluarlo, le pidió una serie de análisis de laboratorio, una tomografía de cerebro, y lo derivó al psicólogo para que le haga una evaluación neuropsicológica que consiste en una serie de pruebas y test mentales para descartar problemas de la cognición (memoria, orientación, cálculo, juicio, razonamiento, etc., que cuyo déficit nos lleva a la demencia), así como pruebas para descartar depresión o cualquier otro problema psicológico.

El informe arrojó que Roberto presentaba un cuadro de demencia tipo Alzheimer en su fase inicial, su médico le recomendó a su esposa que Roberto inicie un tratamiento para esta enfermedad, que consiste básicamente en terapias cognitivas para estimular a sus neuronas y la conexión que existe entre estas, le explicó así mismo que no existe un tratamiento farmacológico de eficacia comprobada pero que por lo menos al inicio de la enfermedad ayuda sobretodo en la memoria y en las actividades de la vida diaria.

MÁS DEPENDIENTE
Con el tiempo, Roberto comenzó cada vez a ser más dependiente, ya no solo se olvidaba de las cosas recientes sino también de las antiguas, dejó de usar adecuadamente algunos instrumentos como el tenedor, la rasuradora, incluso había que ayudarlo a vestirse.

Finalmente Roberto dejó de caminar, necesitaba ayuda para casi todas las cosas, incluso para alimentarlo, vestirlo, asearlo ya no reconocía ni siquiera a su esposa ni a sus hijas, usaba pañales, quedando confinado a su cama.

TE QUITA LA PERSONALIDAD
La enfermedad de Alzheimer no solo afecta la salud física y mental de quien la padece sino que compromete su situación civil como ciudadano, va a impedir que el enfermo pueda firmar cheques, acudir al banco, hacer compras mayores, delegar herencias, transferencias etc. Va a llegar el momento en que los hijos u algún otro familiar van a solicitar que se le declare al enfermo interdicto para poder hacerse cargo de sus cuentas, su sueldo y cualquier trámite que el enfermo no pueda realizar. Esto se logra a través de una Decreto Judicial que lo emite el juez y se le declarara interdicto a la persona y otra persona, a quien se llama curador que generalmente es el conyugue o un hijo quien se va a encargar de los trámites y derechos del enfermo, pues éste ya no lo puede hacer solo.

NO TIENE CURA NI REMEDIO
Lamentablemente esta enfermedad no tiene cura, ni remedio que lo trate, o que por lo menos detenga su avance, es una enfermedad progresiva que va aumentando en intensidad y cada vez compromete la salud de la persona. Se ha investigado mucho, cada día se conoce más de esta enfermedad, pero aún no se logra dar con el tratamiento, incluso se estudian posibles vacunas. Los únicos fármacos reconocidos y autorizados no curan ni detienen la enfermedad solo ayudan en sus fases iniciales para mejorar los síntomas tanto de la memoria como las habilidades para realizar las actividades de la vida diaria.

DAR MUCHO AMOR A QUIEN LO SUFRE
Esta enfermedad además de ser devastadora para el enfermo lo es también para la familia pues, la familia sufre mucho al ver que día a día su ser querido se deteriora cada vez más, se hace más dependiente, débil y deja de ser él mismo etc. Es una enfermedad ingrata pues a pesar del amor y cariño que los familiares le brinden al paciente, este no lo va a reconocer pues no se da cuenta y si se diera cuenta, lo va a olvidar inmediatamente.

A veces estresa y cansa a los familiares (Síndrome del cuidador) por eso se recomiendan estrategias para el apoyo y suporte familiar, que participen no solo un hijo o hija, sino que lo hagan todos, incluso nietos, nueras, yernos y sobrinos.

Solo nos queda darle amor a quien la padece pues esta persona cuando estuvo sano y fuerte nos dio amor, apoyo y comprensión cuando fuimos pequeños.

CARLOS SANDOVAL CÁCERES

Don lucho se olvida, pero eso no significa que el Alzheimer ha llegado

Artículo publicado por el 2 de agosto de 2015

http://diariouno.pe/2015/08/02/don-lucho-se-olvida-pero-eso-no-significa-que-el-alzheimer-ha-llegado/

A la semana siguiente cuando acudió por los resultados, pudimos ver que todos los análisis indicados estaban bien, incluida la tomografía del cerebro, salvo un leve incremento en los valores normales del colesterol por lo que le sugerí que disminuyera el consumo de frituras y carnes rojas.

pareja2

Es muy frecuente en la consulta diaria, que acudan los pacientes preocupados por la presencia de olvidos o por la aparición reciente de estos, porque, según ellos, se están olvidando de las cosas, algunos a manera de broma suelen decir, que hay un “Alemán” (mal del Alzheimer) que les está robando su memoria.

La experiencia personal me ha mostrado que cuando viene a la consulta el paciente solo y que es una persona independiente preocupado por su memoria, este casi siempre está bien de su memoria. Lo corroboro con la entrevista, algunos exámenes de laboratorios y exámenes de imágenes del cerebro. Generalmente no tiene la terrible enfermedad que nos preocupa y asusta a todos, la Enfermedad de Alzheimer.

Recuerdo el caso de don Lucho, un maestro jubilado de 80 años que trabajó en una escuela primaria administrada por el Ministerio de Educación y que por las tardes enseñaba matemáticas en una academia preuniversitaria.

Don Lucho se jubiló a los 70 años y continuó dictando sus clases particulares en la academia preuniversitaria hasta los 75. Durante los últimos cinco años se dedicó a leer novelas, el periódico y a caminar, porque como lo mencionó en la entrevista era un hombre muy activo y no le gustaba quedarse quieto en la casa sin hacer nada.

Don Lucho sufría de diabetes mellitus y de hipertensión arterial, ambas enfermedades estaban bien controladas pues era un paciente muy disciplinado que tomaba puntualmente las medicinas que le indicaba su médico del Seguro Social a donde acudía todos los meses.

DIJO QUE SE OLVIDABA
Acudió a mi consulta quejándose de que se olvidaba de las cosas, de que en algunas ocasiones no encontraba las llaves de la casa o el control remoto del televisor y que en algunas ocasiones no podía recordar algunas palabras frecuentes.

Don Lucho era soltero y vivía solo en un departamento, una vez por semana acudía una señorita que realizaba la limpieza de la casa.

Desayunaba y almorzaba en un restaurante cerca a su casa que le daba pensión regular y por las noches solo cenaba un sándwich y un té, en general, vivía tranquilo, sin problemas.

Durante toda la entrevista don Lucho se encontró cordial, atento y me respondió todas las preguntas que le hice, como la fecha, el día, la hora aproximada, el lugar en donde estábamos.

LOS ANÁLISIS
Le pregunté sobre datos más complejos sobre el nombre de presidentes, alcaldes, capitales, actores de cine etc, todas las respondió sin ningún problema, posteriormente le ordené una serie de análisis de laboratorio que incluía un hemograma, glucosa, colesterol pruebas hepáticas y de tiroides. Finalmente y a insistencia de él, le solicité una tomografía de cerebro.

A la semana siguiente cuando acudió por los resultados, pudimos ver que todos los análisis indicados estaban bien, incluida la tomografía del cerebro, salvo un leve incremento en los valores normales del colesterol por lo que le sugerí que disminuyera el consumo de frituras y carnes rojas.

ES LA EDAD
Le expliqué que no se preocupara, que por el momento su cerebro estaba bien, y que la razón de sus olvidos era por una situación muy común y completamente normal que se llama Deterioro de la memoria asociada a la Edad. Un término aceptado en la literatura médica y reconocido como un problema frecuente y común.

El Deterioro de la memoria asociada a la edad (DMAE) es un término que propuso El NationalInstitute of Mental Health (NIMH) de los Estados Unidos incluso tiene sus criterios de inclusión y exclusión para considerarlo como tal, y se refiere básicamente a los olvidos que puede presentar cualquier persona mayor de 50 años y que no comprometa su funcionalidad, su independencia y su libertar para realizar las actividades básicas de la vida diaria de la persona.

Muchas veces está relacionado con la disminución de la atención y al distraimiento, que muchas personas lo presentan. Por lo tanto, el olvidarse de las llaves del auto, del control remoto del televisor, de la cartera etc, o de algunas palabras que las tenemos en la punta de la lengua, no debería de asustarnos, mucho, pues los olvidos relacionados a la edad son procesos normales. El cerebro al igual que los demás órganos del organismo como el riñón, el hígado y el corazón, también envejecen y ya no están al 100 % de su funcionalidad como cuando se tenía 20 o 30 años, todos los órganos se van deteriorando producto del envejecimiento, lo mismo el cerebro.

Pero al igual que don Lucho siempre es bueno y necesario que acudamos a nuestro médico de cabecera para hacernos un chequeo regular y descartar no solo problemas de la memoria sino de toda la salud en general. Vemos que muchos pacientes se preocupan de su memoria y no se preocupan de cómo funcionan sus demás órganos como su riñón, su hígado o su corazón, el chequeo médico general es muy importante. Hasta la próxima si Dios lo permite.

DR. CARLOS SANDOVAL