Semana de la Enfermedad de Parkinson

Semana de la Enfermedad de Parkinson

La enfermedad de Parkinson o Mal de Parkinson siempre ha existido en la historia de la humanidad, se han encontrado libros tanto de la India como de la China en donde describen esta enfermedad caracterizada por temblor de reposo y rigidez de los miembros, casi siempre asociada a personas adultas mayores.

No fue sino hasta el año 1817 en donde el médico inglés James Parkinson describió esta enfermedad denominándola parálisis agitante, es decir un cuadro clínico con rigidez y temblor del cuerpo. Posteriormente el prestigioso neurólogo francés, Jean Marie Charcot propuso que esta enfermedad, de la parálisis agitante lleve el nombre del Dr. Parkinson.

La enfermedad de Parkinson es una enfermedad degenerativa del sistema nervioso central, caracterizada por ser progresiva, crónica e invalidante que puede iniciar con un ligero temblor de las manos en reposo (como de contar monedas) y luego incrementar a otros segmentos corporales, para ir progresando a la rigidez y a la lentitud del movimiento y para que finalmente termine en un estado de rigidez total y dependencia.

Aun no se conoce la causa que ocasiona esta enfermedad, pero sí se conoce que se debe a la falta de un importante neurotransmisor (una sustancia del cerebro) que se llama dopamina, que es responsable de la regulación de los movimientos involuntarios.

Gracias al desarrollo de la medicina hoy podemos contar con un tratamiento sintomático para esta enfermedad, que consiste en proveer de manera química unas sustancias similares a la dopamina, controlando el movimiento involuntario y disminuyendo la rigidez del enfermo, lamentablemente no cura la enfermedad incluso no detiene el curso progresivo de este mal, sino que solo disminuye los síntomas permitiendo mejorar por un tiempo la calidad de vida de las personas que padecen de esta enfermedad.

Se está proponiendo cada vez nuevos tratamientos modernos como el de la cirugía y la colocación de una especie de chip intracerebral, que podría mejorar e incluso detener el curso de este mal, pero aún estos probables tratamientos se encuentran en fase de estudios y experimentación.

Esta enfermedad generalmente aparece alrededor de los 60 años y aumenta conforme progresa la edad de las personas, pudiendo llegar a un 10 o 20 % en las personas de más de 80 años. Al ser una enfermedad de adultos mayores no significa que no pueda presentarse en personas jóvenes, un caso emblemático es el actor Michael J. Fox de la serie Volver al Futuro quien padece de esta enfermedad (temblor) y es un importante activista en pro de la investigación para la cura de este mal.

Esta enfermedad es muy frustrante para quien la padece pues va a limitar su calidad de vida, ya que la persona se vuelve lenta y a veces desarrolla cierta torpeza al realizar los movimientos. La rigidez se puede presentar en todo el cuerpo, como los intestinos que no favorecen la deposición, tornándose la persona estreñida, o atoros al comer puesto que la musculatura de la boca y el esófago también se torna rígida. Como ya se lo mencionamos el tratamiento en la actualidad es solo sintomático, ya que aún no se conoce su cura.

Debemos de apoyar a las personas adultas mayores que padecen de este mal, por un lado permitiendo que acudan a la consulta médica para que obtengan la medicación y por otro lado promover que acudan a recibir terapias tanto de terapia física, ocupacional y del lenguaje para que se puedan reinsertar en la sociedad para mantener y conservar sus funciones pues la idea siempre es que el adulto mayor siempre sea una persona independiente. Esta enfermedad al ser limitante casi siempre causa depresión, de tal manera que el enfermo debe de recibir tratamiento antidepresivo con medicamentos y por otro lado acudir al psicólogo para que lo apoye en este otro problema con terapias psicológicas.

La Organización Mundial de la Salud OMS, ha declarado el 11 de abril como el Día Mundial del Parkinson en honor a la fecha de nacimiento del Dr. James Parkinson su descubridor, para que todas las autoridades de la Salud tomen conciencia de esta enfermedad, y promuevan la investigación y en especial el buen trato a las personas que la sufren, que incluye la terapia farmacológica y no farmacológica.

Siendo las personas Adultas Mayores un grupo vulnerable que requiere de especial cuidado y protección por parte del Estado y de la Sociedad (situación que no se da, sino todo lo contrario, los Adultos Mayores son discriminados y relegados), deberían preocuparse más por estas personas con enfermedades limitantes como la Enfermedad de Parkinson.

 

Anuncios

La Semana Santa y el Adulto Mayor

La Semana Santa y el Adulto Mayor

El domingo pasado, comenzó la Semana Santa con el Domingo de Ramos según la tradición de la Iglesia Católica, (que de paso marca el fin de la cuaresma que comenzó el miércoles de ceniza) y que representa la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén, donde es recibido con grandes vítores y exclamaciones por parte del pueblo, y según la misma tradición, la gente aclamaba: “bendito el que viene en nombre del Señor” “Hosanna en las alturas”

Posteriormente llega el Jueves Santo en donde se recuerda la Última Cena de Jesús con sus apóstoles, y en donde el propio Jesús vaticina que será traicionado por uno de ellos, ese jueves, él bendice los panes y el vino, así mismo se recuerda el lavatorio de los pies a los apóstoles, el cual es recordado con el lavatorio de los pies a algunos ancianos del pueblo realizado generalmente por el obispo de la ciudad o el párroco de la iglesia.

En muchas ciudades según la tradición católica, se recorren las siete iglesias y generalmente se realiza a pie, pues el Perú se caracteriza por tener muchas hermosas iglesias una cerca a otras de manera que se pueden recorrer las siete iglesias a pie, tanto en Lima como en las muchas provincias de nuestro país, siendo la Semana Santa de Ayacucho la más famosa de todas porque allá se celebra con mucha devoción y porque también es una ciudad famosa por la gran cantidad de iglesias.

Otra tradición importante es que ese mismo Jueves Santo se realiza el ayuno, algunas personas lo realizan durante todo el día, y otros no desayunan pero si almuerzan y cenan.

Pero un dato muy importante es que ese Jueves Santo se realiza la bendición del aceite de oliva por el obispo, el cual será utilizado para ungir a los creyentes que lo requieran durante todo el año. El Jueves Santo se realiza la Unción de los enfermos, que es el actual sacramento que reemplazó al sacramento de la Extrema Unción (última unción) que era aplicado a los moribundos o agonizantes; actualmente no hay que estar en la etapa final de la vida para recibir los santos óleos, basta con ser anciano o estar enfermo y el sacerdote le puede ungir el óleo, en cualquier momento del año.

El Viernes Santo se recuerda la pasión (Vía Crucis) y muerte de Jesucristo a manos de los soldados romanos. Finalmente el Domingo de Resurrección que representa la resurrección de Jesús de entre los muertos para ir a los cielos.

Esta tradición es de acuerdo a la fe católica, pero es una fecha con muchas tradiciones según las costumbres de cada pueblo, en algunos pueblos europeos se repartía huevos frescos, que luego se convirtieron (con un uso comercial) en huevos de chocolates para beneplácito de los niños.

Si bien es cierto es una fecha de guardar y en muchos países son fechas festivas y feriados no laborales, (países predominantemente católicos). Según me contaban mis abuelos, y mis pacientes, la Semana Santa era una “fecha de guardar”, había mucha devoción durante esos días, incluso en algunos países las mujeres vestían de negro en señal de luto, por la muerte de Jesús, no se oía música y en las radios solo pasaban música clásica o música sacra en especial cantos gregorianos. Los niños no podían salir a la calle a jugar fútbol y mucho menos se iba a la playa (decían que si te metías al mar te podrías convertir en pescado o sirena). También no se hacía limpieza, no se lavaba ropa y se tendía la cama, se comía pescado en señal de humildad porque por un lado Jesús fue pescador y porque el pescado era una comida barata y asequible al pueblo. Una tradición muy popular era ver las famosas películas de Semana Santa, como “Los Diez Mandamientos”, “Ben Hur” y “El manto sagrado” que los pasaban todos los años y que todos los hemos visto varias veces cada Semana Santa.

Hoy en día esas tradiciones se han perdido o tienden a desaparecer, si bien es cierto algunos continúan y mantienen la tradición de oír misa, recorrer iglesias, practicar ayunos, etc, otras personas toman a la Semana Santa como un feriado largo y una oportunidad para beber y divertirse, es más a manera de sorna y desparpajo, algunas personas se atreven a llamar a esta celebración tan importante como la “Semana tranca” porque se bebe mucho licor. Basta con ver el litoral playero y ver la cantidad de carpas, y autos tipo casa rodante estacionados en las playas en donde la gente se baña, escucha música de todo tipo y a todo volumen y beben mucho alcohol.

Los adultos mayores son las personas que aún mantienen viva la tradición de la Semana Santa, y muchos de ellos se escandalizan con lo que actualmente se ve en estas celebraciones.

En lo personal no soy mucho de ir a escuchar misa ni a golpearme el pecho, pero soy muy respetuoso de los diferentes credos y creencias de mis conciudadanos.

RECOMENDACIONES 
Si van a ir de campamento o de viaje no dejen solos a los adultos mayores y si algún adulto mayor saldrá a recorrer iglesias o oír misa, tengan mucho cuidado en que no se vayan a extraviar, que les coloquen un cartelito con su identificación. Eviten las multitudes y los tumultos para que no se apretujen o incluso asfixien, se confundan o se caigan al piso.

A todos los creyentes y lectores del Diario UNO, les deseo una Feliz Pascua de Resurrección y sigan siempre el bueno ejemplo de nuestros adultos mayores.

Ahora los dejo, me voy a ver Ben Hur por enésima vez. 

 

Los Adultos Mayores y las mascotas

 

Recuerdo con mucho cariño a mi paciente doña Rosita, una chiclayana muy alegre, activa y sobre todo famosa por ser una excelente cocinera, cada vez que se celebraba algún evento en el Centro geriátrico, ya sea el Día de la Madre, del Padre o del Adulto Mayor, en donde todos llevaban algún potaje para compartir, el plato que llevaba Rosita era el primero en terminarse, pero como yo era su “engreído” me servía un plato extra aparte.

Rosita era madre de cinco hijos, tres varones que vivían en Lima y dos mujeres que vivían en los Estados Unidos, una vez conversando con ella me contó que no veía a sus hijas hace muchos años y estaba apenada porque incluso tenía nietos que aún no conocía, porque habían nacido en los Estados Unidos. Le pregunté por qué no había viajado al país del norte a visitar a sus hijas y conocer a sus nietos, me respondió que sus hijas le ofrecían enviarle el pasaje para viajar a los Estados Unidos y que incluso allá no iba a gastar nada porque seguramente iba a ser muy bien atendida por sus familiares, pero tenía un serio problema, no podía viajar porque no tenía con quién dejar atendido a Tadeo. Yo sabía que Rosita era viuda, así que le pregunté quién era Tadeo y me dijo, mi perro.

No había forma ni manera que convenciera a que Rosita dejara encargado a Tadeo, su perro, con alguien, tenía que ser ella misma quien lo cuidara. Tadeo tenía doce años, que en equivalencia a la edad de los perros le correspondía unos ochenta años, por lo tanto era un perro anciano, que requería de atención y cuidados que solo Rosita se los podía dar.

Recién al morir Tadeo, Rosita pudo viajar a los Estados Unidos a visitar luego de muchos años a sus hijas y de paso conocer a sus nietos.

Esta historia que les he narrado es completamente cierta y de hecho no es el primer ni el último caso de una relación tan fuerte de un amo y su mascota, para Rosita, no se sentía la ama sino la mamá y Tadeo no era su mascota sino su hijo pequeño.

Como bien conocemos, conforme progresa la edad y uno va envejeciendo van apareciendo una serie de cambios en la vida de la persona, los hijos ya se fueron de la casa a formar sus hogares incluso alguno lejos de casa como una provincia e incluso fuera del país, luego viene la jubilación y una especie de monotonía en casa, mucho tiempo libre, para el cual no estaban preparados y luego viene la viudez, tanto para el hombre como la mujer. Estadísticamente sabemos que, la proporción de viudas sobre viudos es mucho más alta, por un lado porque generalmente el varón es de más edad, en promedio unos diez años más y por otro lado está demostrado que la esperanza de vida de la mujer es mayor que la de los hombres, por lo tanto siempre habrán más viudas que viudos.

Al pasar la etapa de haber criado hijos e incluso nietos viene una soledad no programada, algunos contemporáneos como amigos y familiares van falleciendo, por lo tanto una alternativa para combatir la soledad es el criar una mascota.

En el Japón y Europa, es muy común ver a adultos mayores en los parques cuidando y paseando perros, de todas las razas y tamaños. Hay plazas en Europa, y yo mismo lo pude comprobar en Girona (Cataluña España), en donde habían más adultos mayores paseando perros, que madres paseando niños.

Conocemos que los métodos anticonceptivos, la planificación familiar y el conocimiento sobre el proceso de reproducción, ha hecho que las tasas de natalidad hayan disminuido en todo el mundo, por lo tanto cada vez hay menos nacimientos o sea cada vez hay menos niños.

Se ha demostrado que el cuidar una mascota ayuda mucho al adulto mayor, por un lado lo mantiene activo, pues tiene que caminar para pasear a su mascota, lo mismo que se mantiene ocupado en comprarle y administrarle la alimentación, las vacunas y los cuidados generales, es decir, lo mantiene mentalmente activo y finalmente al salir al parque a pasearlos se encuentra con otros casos similares y comparten conversaciones intercambiando experiencias, por lo tanto desarrollan su actividad social.

Se ha demostrado que el cuidar una mascota, mejora el estado de ánimo, el estado de alerta, combate la depresión, el estrés y el sueño, además mejora en gran medida el aspecto cardiovascular; ante todo esto, podemos inferir que cuidar una mascota mejora la salud en general.

Cuando hablamos de mascotas, lo asociamos al cuidado de un perro, pero mascotas hay de todo tipo, como gatos, peces, tortugas, loros, canarios etc. Cualquier animalito que permita ser cuidado por un adulto mayor, favorecerá que este adulto mayor se mantenga ocupado y sobre todo a quien transmitir el amor que desea entregar.

Repito, la mascota deja de serlo para convertirse en un miembro de la familia, mi madre cuando va al mercado y le compra algún disfraz o traje a Maya, nuestra perra (de raza peruano sin pelo), no dice “le he comprado este vestido a la perra” sino dice, “le he comprado un vestido a la bebe”, Maya es nuestra engreída que incluso reclama su golosina (unos hot dog de carnazas), cuando ve que todos comen alguna golosina o un postre.

Bueno hasta aquí por esta vez, voy a sacar a pasear a Maya que está que me muerde el zapato.