“Envejecer sí, pero envejecer bien”

Hemos comentado en otros artículos, que estamos asistiendo a un proceso de envejecimiento poblacional, en donde las personas viven más, los avances sanitarios es decir, mejoría de las condiciones de vida y salud de la población han colaborado en ello, originándose un aumento de la esperanza de vida, y por otro lado los nacimientos han disminuido (debido a las políticas de control de la natalidad y el acceso a esos recursos) que se evidencia por la disminución de la tasa de natalidad.

Las razones del aumento de la esperanza de vida vienen asociados al control de muchas enfermedades que en el pasado eran mortales como las enfermedades infecciosas, debido al descubrimiento de los antibióticos. Estas enfermedades agudas, generalmente infecciosas han sido desplazadas por las enfermedades crónicas también conocidas como Enfermedades No Transmisibles (ENT).

Este cambio epidemiológico de enfermedades agudas a enfermedades crónicas nos ha llevado a otro gran problema socio sanitario. Hoy se vive más, pero la gente se enferma más. Es decir ahora existen más enfermos que antes. Y el tipo de enfermedad son las del tipo de enfermedades no transmisibles, o sea las crónicas. Destacando entre ellas, las enfermedades cardiovasculares, como la hipertensión arterial, insuficiencia cardiaca y las enfermedades coronarias siendo la más popular el infarto del corazón. Seguidas por el cáncer, la diabetes mellitus, las demencias entre muchas otras más.

Basta darse una vuelta por las salas de emergencia de cualquier hospital del país, ya sean los grandes hospitales como los más pequeños y podemos observarlos abarrotados de personas en especial personas adultas mayores. Igual sucede en las salas de hospitalización, cuidados intensivos y otros servicios más.

Hemos visto que el envejecimiento es un proceso heterogéneo y desigual, no todos vamos a envejecer de la misma manera. Muchas personas llegarán a los 60 años en perfectas condiciones mientras que otros lo harán en condiciones pésimas.

El gran reto de la Salud Pública ahora, ya no es que las personas vivan más, sino tratar de retrasar la enfermedad de tal manera que esta en vez de presentarse como lo era antes a los cincuenta, como el caso de la diabetes, o las enfermedades coronarias, estas se presenten a los sesenta o setenta, brindando unos 10 o 20 años más respectivamente que la persona esté libre de la enfermedad.

El reto de la geriatría, aunque pueda parecer mentira, no es que la persona viva muchos años y llegue a los 90 o 100 años, sino que el reto consiste en que la persona se mantenga independiente y funcional el mayor tiempo posible, con una adecuada calidad de vida.

Existen factores que van a determinar el envejecimiento individual de las personas, por un lado el factor genético, así las personas nacen con una carga genética, que por el momento no se puede modificar (tal vez en un futuro no lejano se puedan manipular los genes y las enfermedades genéticas), otro factor importante son los determinantes sociales, es decir, el lugar en donde le tocó nacer a la persona, si nació en un medio ambiente con recursos, con agua, desagüe, buena educación y acceso a la salud y/o le tocó nacer en un lugar sin dichos recursos, en la pobreza. Estos dos factores no dependen de la persona. Un tercer factor son los hábitos, si la persona practicó los buenos hábitos de vida como una buena dieta, ejercicios, buen sueño, acudió regularmente a sus controles médicos, en donde se incluyeron las vacunas y la prevención de las enfermedades, y por otro lado evitó o quizá practicó los hábitos nocivos como el consumo de drogas, tabaco y alcohol, el abuso del consumo de algunos medicamentos.

El reto de las autoridades sanitarias se centra en promover la salud, aplicando los buenos hábitos en la población y prevenir la enfermedad. Se puede retrasar muchas enfermedades de manera que la persona que estaba predestinada a sufrir de un infarto cardiaco a los 50, este lo podría presentar a los 70 gozando de buena calidad de vida durante esos 20 años.

Depende de uno mismo, desarrollar los buenos hábitos y desechar los malos, No olvidar acudir a los controles médicos para el tamizaje o descarte de muchas enfermedades prevenibles y no esperar el último momento.

No olvidar desarrollar la actividad física, la actividad mental, el contacto social, los chequeos médicos y finalmente estar en paz con uno mismo, es decir, el factor espiritual.

Bueno, ahora me voy al gimnasio a practicar media hora de elíptica, que es un excelente ejercicio cardiovascular, para hacer un poco de prevención y practicar un buen hábito saludable como es el deporte.

Los Adultos Mayores y la Comunidad LBGT

Hablar de este tema, de la comunidad LBGT, es decir de Lesbianas, Bisexuales, Gays y Transexuales, es un tema tabú, más aun si se trata de adultos mayores que pertenecen a esta comunidad (existen en toda sociedad, aunque se quiera ocultar).

Antiguamente las personas que no eran heterosexuales eran llamadas homosexuales, del tercer sexo (término actualmente descartado) o gays tomado del inglés. No vale la pena mencionar todas las jergas y maneras vulgares de cómo la gente se ha referido a este grupo poblacional. Debido a que las anteriores denominaciones no eran integradoras sino, más bien, dispersoras y discriminatorias, actualmente se habla de la comunidad LBGT para incluir a todo este grupo de minorías.

Las personas LBGT, han sufrido a lo largo de la historia, no solo discriminación, sino que han estado fuera de la ley, por lo que han sufrido privación de su libertad como cárcel, destierro, vivir de manera informal, torturas y penas de muerte.

El 28 de junio se celebra el “Día internacional de la comunidad LBGT”, también conocida como el Día del orgullo LBGT, antiguamente conocido como el Día del orgullo gay. Se celebra y recuerda este día en memoria del 28 de junio de 1969, en el Pub Stonewall, de Greenwich Village, en Nueva York, en donde hubo una feroz represión con muertos incluso de personas LBGT. Luego el colectivo se organizó para disponer de lugares donde pudieran reunirse libremente sin temor a ser arrestados. Desde esa fecha la comunidad LBGT realiza sus marchas en carros alegóricos, desfiles etc. Incluso se ha popularizado tanto que en muchas ciudades del mundo se celebra. Dadas las libertades actuales y a manera de protesta (la cual no comparto) algunos desfilan semidesnudos, y realizan actos obscenos delante de todo el mundo incluso de niños para expresar su “orgullo”, pues muchos no estamos de acuerdo con el mensaje equivocado que se entiende con esas demostraciones, y es mi humilde opinión: orgullo sí, libertinaje no.

En España el gobierno del dictador Francisco Franco, que se caracterizó por ser muy conservador y porque persiguió a grupos de personas que no pensaban como su régimen dictatorial, persiguió y apresó a muchas minorías. Muchos de estos sobrevivientes que en su momento de juventud fueron perseguidos por pertenecer a la comunidad LBGT, ahora son personas adultas mayores y han creado la “Fundación 26D”, pues un 26 de diciembre de 1978, se modificó la Ley del Dictador Franco, que se llamaba “Ley de Peligrosidad y Rehabilitación” que había sustituido otra Ley de 1933 “Ley contra los Vagos y Maleantes”, en donde incluían a todos los grupos minoritarios o comunidades no afectos a dicho régimen (comunistas, gitanos, masones, protestantes y comunidad LBGT)

Ahora bien, si la comunidad LBGT aún no está bien integrada y reconocida en la sociedad, se imagina Ud. ¿cómo se encontrarán las personas adultas mayores de esta comunidad? La persona adulta mayor es discriminada y apartada solo por el hecho de ser persona adulta mayor.

La Fundación 26 D de España tiene como lema “Trabajando con los mayores LBGT”.

En la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, se refiere que “ninguna persona debe de ser discriminada ya sea por sexo, edad, raza, cultura, etc”. Por lo tanto los adultos mayores no deben de ser discriminados por sus ideas, edad, raza o cultura, más bien es un grupo poblacional que debería de ser protegido porque pertenecen al grupo de personas vulnerables.

En la actualidad algunas personas van cediendo a estos prejuicios, incluso hay series de TV con actores de talla internacional como Jane Fonda y Lily Tomlin que actúan como adultos mayores LBGT, en la serie “Grace and Frankie” de Netflix en donde dos mujeres casadas y con familia luego de haber vivido más de cincuenta años en “la clandestinidad”, deciden “salir del clóset” y empezar a vivir una vida juntas, los dos personajes. Hay otras series más y algunas con muy buena acogida por parte del público.

Para terminar, ninguna persona debe de ser discriminada por sus ideas, pensamientos, color de piel, estado social, civil y estado económico y si estas personas pertenecen a este grupo minoritario darles nuestro apoyo y más aún si se trata de una persona adulta mayor. En nuestro país existen muchos LBGT que han reconocido públicamente su opción sexual, entre ellos personas del espectáculo, congresistas, periodistas, etc., muchos más que aun no se atreven a hacerlo, si son adultos mayores la situación es más difícil debido a la reacción negativa de los familiares y amistades, pues aun es muy difícil que muchos los acepten, aun hay mucho por entender.

Bueno, ahora los dejo, voy a atender a mi paciente el Sr. XXX, quien es un profesional exitoso, muy inteligente y que ha ocupado altos cargos para el Estado y quien es un adulto mayor LBGT.

Comenzo el invierno, a vacunarse contra la influenza

Comenzó el invierno, a vacunarse contra la influenza

 

Este 22 de junio comenzó oficialmente el invierno en el Perú, pero desde hace unos días estamos sintiendo una considerable baja en la temperatura e inclusive está lloviendo mucho y hay mucha humedad, es decir ha comenzado el frío y al parecer este invierno será más crudo que el de otros años.

Nuestro país se caracteriza por su variedad de climas en todo el territorio nacional, hay regiones más calurosas y otras más frías. Y en estas épocas las regiones más frías, el clima se convierte en inclemente, sobre todo con las personas de los grupos etáreos extremos, o sea los niños y los ancianos.

Uno de los problemas más frecuentes en épocas invernales es la gripe, que a veces solemos confundirla con un resfrío común. La gripe es un proceso más agresivo en el cual se compromete todo el organismo, cursa con malestar general, dolor de cabeza y de todo el cuerpo (algunos pacientes lo describen como si les rompieran los huesos) y la persona que lo padece solo desea estar en su cama y bien abrigado.

Si bien es cierto, la gripe no tiene tratamiento comprobado, es decir una vez que se instala debemos de dejar que nuestras propias defensas se encarguen poco a poco de erradicarla. A veces puede comprometer las vías respiratorias ocasionando neumonías mortales o complicarse con neumonías bacterianas agregadas o complicarse cualquier enfermedad respiratoria pre existente, como lo es el asma, enfermedades que en el caso de niños y ancianos pueden ser fatales. Existe un tratamiento antigripal pero de dudosa eficacia, lo tradicional es esperar que pase el problema y se toman analgésicos para el dolor, antipiréticos para la fiebre si lo hubiera, y antigripales cuando hay mucosidad.

Pero la gripe se puede prevenir, con la vacunación contra la influenza. Esta vacuna debe de aplicarse todos los años, pues este virus muta (cambia su composición genética, muy rápido) y el organismo al año siguiente ya no reconoce al virus que ha mutado.

La historia de la vacunación es fascinante. La palabra vacuna proviene de vacca que en latín significa vaca (algo así como el ganado vacuno) y se debe el nombre debido a que el Dr. Eduard Jenner (médico rural inglés) en 1798, aplicó pus de las lesiones en las ubres de las vacas, contaminadas de viruela a personas sanas, luego a esas personas cuando tenían contacto con personas infectadas de viruela, estaban protegidas y no adquirían la enfermedad.

Posteriormente el bacteriólogo francés Louis Pasteur crea la vacuna contra la rabia, pero su principal aporte es que, logró obtener vacunas cultivables en los laboratorios con mejores condiciones de higiene y calidad.

Existen muchos mitos y leyendas urbanas contra las vacunas, desde temas de conspiración para envenenarnos hasta que producen autismo etc. Lo cierto es que no ha habido mejor aporte para la salud en la historia de toda la humanidad que el contribuido por las vacunas. Gracias a las vacunas se pudieron prevenir millones de muertes y enfermedades limitantes como la polio que si bien es cierto no es mortal deja una secuela de trastorno de la marcha (acortamiento de la pierna y cojera), y limitación física. Me parece irresponsable hablar mal de las vacunas e impedir que muchos niños sean vacunados con la idea de las conspiraciones mundiales o que les van a ocasionar autismo o envenenamiento con plomo o mercurio como suelen decir.

En 1979 la Organización Mundial de la Salud declaró formalmente erradicada de la humanidad a la viruela, gracias a las vacunas.

¿Quiénes deben de vacunarse contra la influenza?

•Personas mayores de 65 años

•Personal de salud que trabajan con enfermos: médicos, enfermeras, técnicos de enfermería, tecnólogos, etc.

•Personas que trabajan en hospitales, clínicas, consultorios y casas de reposo, no necesariamente personal de salud.

•Personas menores de 65 años con alguna enfermedad crónica debilitante: diabetes mellitus, obesidad, enfisema, asma, cáncer

•Niños de 7 a 23 meses

•Embarazadas y puérperas.

Por favor, no esperen que llegue el invierno para recién vacunarse, hay que vacunarse antes y con esta acción estaremos realizando la Prevención primaria, recuerden el dicho, “Es mejor prevenir que lamentar”.

Ahora los dejo, voy a preparar mi brazo derecho para que me apliquen la vacuna contra la influenza, que las enfermeras de mi hospital están aplicando a todos los trabajadores y pacientes con mucho profesionalismo y amor.