Feliz Día del Padre Adulto Mayor

El Día del Padre es una celebración para recordar y homenajear a nuestros padres y así como el Día de la Madre debería ser todos los días del año, el Día del Padre se celebra en el Perú y en casi todo el continente americano el tercer domingo de junio, tomándolo de la tradición norteamericana, que lo celebra de manera oficial desde 1966, por un Decreto firmado por el Presidente Lyndon Johnson.

La historia se remonta a la vida de un viudo que vivía en una granja rural en Washington, EEUU, quien crió solo a sus seis hijos, pues su mujer falleció en el momento del parto de su último hijo. Una de sus hijas Sonora Smart Dodd en reconocimiento a la ardua tarea de su padre en la crianza de sus hijos, quiso honrarlo con la celebración del Día del Padre que se viene celebrando en la actualidad.

En España y en muchos países de Europa, el Día del Padre se celebra el 19 de marzo día de San José, quien fuera el Padre Putativo (adoptivo) de Jesús de Nazareth, de ahí que nace el apelativo de “Pepe” a las personas llamadas José, que viene del latín Pater Putativus (PP o sea Pepe).

Las fechas de celebraciones son muy importantes cuando aún mantienen su esencia y el motivo por el cual fueron creadas, en el caso del Día del Padre, esta fecha debe de ser para el reconocimiento del padre de familia que conforma un hogar, que ama a sus hijos y que al lado de la madre constituyeron una familia. Estas fechas pierden su significado cuando se convierten en fechas comerciales en donde los únicos beneficiados son los comerciantes y los dueños de los grandes almacenes. Donde en vez de un abrazo fraterno y verdadero, éste es reemplazado por una camisa, un perfume o un pantalón.

En estos tiempos los roles de los miembros de la familia han cambiado, antiguamente el hombre (el padre) salía a trabajar para conseguir el sustento económico para mantener el hogar mientras que la mujer (la madre) se quedaba en casa cuidando de los hijos y del hogar, encargándose de las actividades domésticas como cocinar, lavar y tener la casa limpia. Hoy en día esos roles están desapareciendo, la mujer en la actualidad, tiene estudios profesionales, incluso maestrías y doctorados y trabaja ocupando cargos importantes igual que cualquier hombre. Y los hombres al volver a casa del trabajo realizan alguna actividad doméstica como lavar los platos, cambiar pañales o salir de compras, algunas mujeres asumen solas estas actividades de cuidado y crianza asumiendo el rol de “Padres”, a falta del padre de familia por diversas circunstancias.

Los adultos mayores ya no se interesan por un regalo material (no importando el costo), lo más apreciado para ellos, es el tiempo que un hijo, nieto o familiar le pueda dedicar. De qué vale para un adulto mayor si el hijo le lleva un regalo costoso como una camisa de marca y el resto del año no va a visitarlo o peor aún cuando lo va a visitar, este permanece en una habitación lejana y sin luz, mientras el resto de la familia disfruta de un lonche o cena, sin el personaje principal de la celebración, o el hijo presente en cuerpo, pero con la atención centrada en el celular y no en su agasajado, sin hablarle, sin mirarle y sin atenderlo.

La semana que pasó se conmemoró el 15 de junio, Día Mundial de la toma de conciencia contra el maltrato y violencia hacia las personas adultas mayores, si bien es cierto se han cubierto algunas actividades para conmemorar ese día, aún quedan muchos pendientes como la firma por parte del gobierno peruano a la Convención Interamericana de los Derechos Humanos de las personas mayores promovido por la OEA, quedan pendientes otras leyes y sobre todo la reglamentación de la Ley del Adulto Mayor que fue firmada en el año 2015.

Las Naciones Unidas en su Declaración Universal de los Derechos Fundamentales del Ser Humano, considera a las personas adultas mayores como receptores de todo tipo de derecho y es contraria a todo tipo de discriminación. Los Adultos Mayores forman parte de un grupo humano que se denomina personas vulnerables por lo tanto deberían de recibir un trato especial tanto de la sociedad como del Estado, pero lamentablemente en vez de darles ese trato especial, las personas adultas mayores son marginadas, discriminadas y peor aún mal tratadas.

Espero que esta situación cambie algún día, todos debemos de aportar con nuestro granito de arena, pero el mejor aporte está en la educación a la juventud pues ellos aprenden con el ejemplo y si ven que tratamos bien a los adultos mayores, estos lo aprenderán por imitación y lo incorporarán a sus subconscientes y el buen trato ya no será por cumplir una Ley sino será algo natural y espontáneo.

En nombre mío y de los trabajadores del Diario UNO, quiero darles un abrazo muy fraterno a todos los Padres de Familia del Perú y en especial a los Padres de Familia adultos Mayores.

Ahora los dejo, voy a tratar de terminar el cebiche que le estoy preparando a mi Papá.

Anuncios

Las Ciudades Amigables con las personas Adultas Mayores

Las Ciudades Amigables con las Personas Adultas Mayores 

Ya hemos conversado en algunas ocasiones, en esta misma columna lo que es el Envejecimiento Saludable y Envejecimiento Activo; el primero relacionado al nivel de independencia funcional para desarrollarse dentro de su casa y su comunidad de manera libre e independiente y el segundo, el Envejecimiento Activo, como la oportunidad que tiene el adulto mayor de participar activamente en la comunidad como un miembro más de ella con voz y voto, que su opinión sea escuchada y su participación sea reconocida.

Pero para que pueda darse el Envejecimiento Saludable y el Envejecimiento Activo de manera adecuada, cualquier persona y especialmente la persona adulta mayor debe de desarrollarse en un ambiente apropiado idóneo para vivir y lograr la mayor participación del adulto mayor.

Por lo tanto, es obligación de los gobiernos, ya sean estos; centrales o regionales, incluidos los municipales, esforzarse para que la comunidad en donde vive la persona adulta mayor sea amigable y saludable para que pueda vivir dignamente, adecuando y adaptando el entorno social y la infraestructura arquitectónica a las necesidades del adulto mayor. Las ciudades y comunidades amigables con las personas mayores fomentan el envejecimiento activo y saludable favoreciendo a las personas mayores: el envejecer de un modo seguro; donde no sufran situaciones de pobreza; seguir creciendo y desarrollándose en lo personal.

En el año 2007 la OMS, Organización Mundial de la Salud, publicó una Guía la “Global Age-friendlyCities, A Guide” en donde se resumen los requisitos que se necesita para considerar a una ciudad como ciudad amigable con las personas adultas mayores.

Resumiendo la Guía de la OMS, entrelos requisitos que se requieren para considerar una ciudad como amigable son:

Tener espacios libres, con bosques o parques en donde el adulto mayor pueda gozar de aire fresco y sano.

Transporte público adaptado a las necesidades del Adulto Mayor.

Viviendas adaptadas con rampas y elevadores, ambientes ventilados, iluminados y sin pisos resbaladizos .

Participación social.

Respeto e integración social

Participación cívica y empleo.

Comunicación e información.

Apoyo de la comunidad y servicios de salud.

Así mismo, la OMS ha creado la Red Mundial de Ciudades Amigables con las Personas Adultas mayores en donde, se establecerán relaciones entre las ciudades participantes, intercambio de información entre ellas, sobre todo las que han tenido practicas exitosas, cooperación con apoyo técnico y capacitación y el fomento de intervenciones apropiadas y sostenibles.

En la actualidad ya existen algunas ciudades que han calificado como Ciudades amigables con el adulto mayor y esa distinción se lo otorga la OMS, luego de un proceso de evaluación (la ciudad o distrito debe de postular y calificar). Luego que es considerado como una “ciudad amigable con la persona adulta mayor” puede entrar a la red y gozar de los beneficios, el mantener dicho estado es primordial pues lo puede perder.

Se vienen las elecciones municipales, en nuestro país, ya hay una gran cantidad de postulantes para la alcaldía de Lima y de todos los distritos, muchos candidatos son personas preparadas, otros oportunistas con buena o mala intención. Lo cierto es que quienes salgan favorecidos y beneficiados del voto popular se acuerden del adulto mayor. Recordar que el adulto mayor ya representa el 10% de la población total de nuestro país y la tendencia sigue creciendo. Así como se pensó alguna vez en parques y zonas de recreación para los niños, (sin quitarles ningún beneficio a los niños), sugiero que vayan pensando en parques y zonas adecuadas para el adulto mayor en donde puedan gozar del aire libre y practicar alguna actividad ya sea de manera grupal o individual, dependiendo de su estado funcional. Algunos podrán ir solos y otros en sillas de ruedas llevados por otra persona, pero todos gozarán del ambiente natural. Hagamos de nuestra ciudad una ciudad amigable para el adulto mayor

Ahora los dejo, me voy a una clase de taichi con un grupo de adultos mayores que me han invitado a entrenar con ellos en un parque muy bonito, espero no caerme. Hasta Pronto y gracias.

El Día de la Madre Adulta Mayor

El Día de la Madre Adulta Mayor

 

Dr. Carlos Sandoval Cáceres
Médico Geriatra
pachogeriatra@yahoo.es

 

“Este domingo de mayo vergüenza debiera darme

Marcar un día del año para querer a la madre,

tomar del día una hora, de la hora unos instantes,

con un ramo de flores, unos versos miserables y con un beso en la frente creer pagar lo impagable”

 

Así comienza una décima del genial poeta peruano Nicomedes Santa Cruz, que resume muchas veces la realidad y lo que sucede con nuestras madres. Recuerdo en el colegio, la maestra nos solía decir que el Día de la Madre eran todos los días y que el segundo domingo de mayo era un Día especial para recordar y homenajearlas. Pero al parecer, se aprendió lo contrario, a la madre muchas veces sólo se le quiere ese día.

El Día de la Madre se ha celebrado a lo largo de toda la historia de la humanidad, los griegos y romanos solían hacerlo y muchas culturas antiguas también lo hacían, pero fue la norteamericana Ana María Jarvis en 1910, quien propuso que se celebrara el segundo domingo de mayo, como el Día de la Madre en los Estados Unidos, posteriormente muchos países adoptaron esta fecha para la misma celebración, incluido el Perú.

Es anecdótico y hasta muchas veces risible, pero el día de la madre en vez de ser un día familiar y especial en donde se le saluda y le engríe a la mama, se ha convertido en una fecha comercial en donde los grandes beneficiados son los comerciales y las grandes tiendas de almacenes y para colocarle la cereza al postre, lo que promueven para que se les regale a la Madre son artículos del hogar, como refrigeradoras, lavadoras y cocinas o peor aún artículos para limpieza como la aspiradora, lustradora y lava platos. Productos de los cuales todos los miembros de la casa se van a beneficiar, pero que la mamá es quién los va a utilizar. En vez de engreírla y rendirte un homenaje, hacemos que trabaje más y más para nosotros sin reconocerle nada.

En el caso de la Madre Adulta Mayor, quien muchas veces vive sola con el marido anciano o algún hijo o hija soltera, que nunca se encuentra en casa porque está trabajando, para ellas, el mejor regalo, no es algo material, como un perfume o una prenda de vestir; el mejor regalo para ellas es tener su casa llena de hijos y nietos, todos ellos visitándola. Aunque he visto casos extremos en que la madre se encuentra recluida en un cuarto oscuro dentro de la casa (incluso con pijama) y todos los demás miembros de la familia escuchando música, comiendo y bebiendo en la sala o el comedor.

Aquella madre que nos trajo al mundo y que nos amamantó de bebés, que nos brindó nuestro primeros alimentos, que nos llevó al colegio, que nos protegió del frío y de cualquier otra agresión y porque no decirlo, nos engrió a pesar de nuestras travesuras y notas bajas, ahora que está anciana y probablemente enferma, que ya no es la mujer físicamente fuerte sino que ahora requiere de la ayuda de otras personas para caminar y desplazarse, que probablemente su memoria ya no sea tan ágil como lo era hace algunos años atrás, que ahora te hace la misma pregunta y te la vuelve a repetir una y otra vez, así como cuando nosotros se lo hacíamos cuando éramos pequeños y estábamos  aprendiendo a conocer el mundo.

La vida es un carrusel y una oportunidad para poder devolverle una parte, ya que nunca podremos devolver lo mucho que recibimos de nuestra Madre, que este domingo conmemoremos el Día de la Madre, pero que no sirva de justificación para que sólo sea ese día, en el que nos tomemos la molestia de visitarla o llamarla. Gracias a las nuevas herramientas tecnológicas, ya no hay escusas para no comunicarnos con nuestras madres, a pesar de la distancia física, ya que la globalización y la internet han reducido las distancias y dos personas que se encuentren físicamente a miles de kilómetros de separación pueden conversar en tiempo real, como si lo estuvieran haciendo en la misma ciudad. A todas aquellas personas que tienen la bendición de tener a sus madres físicamente vivas, no dejen la oportunidad de quererlas, darles un beso y un abrazo todos los días, de llamarlas y estar atentos no solo a su salud física sino también de su salud psicológica y espiritual; recordar que para nuestra madre, siempre seremos sus “pequeños hijos”, y que siempre se preocupará por nosotros y nos brindará amor, amor del bueno. No olvidemos a nuestra madre santísima, la Virgen María, cuya celebración, este año, coincide con la celebración de  nuestra madre terrenal.

En nombre del Diario UNO y mío en particular quiero rendir un homenaje especial a todas las madres del Perú y en especial a las madres adultas mayores que hicieron todo para que nosotros estemos donde estamos.

Gracias