La Navidad y el Adulto Mayor

La palabra Navidad viene del latín Nativitas y significa nacimiento. Y esta fecha importante no solo la celebran los cristianos de todo el mundo, ya sean Católicos, Protestantes u Ortodoxos, pues las tres religiones celebran el nacimiento de Cristo, sino que, es una fecha celebrada por diferentes culturas a lo largo de la historia de la humanidad, pues coincide con el cambio de la primavera al verano en el hemisferio sur, como es nuestro caso en el Perú o el paso del otoño al invierno como es en el hemisferio norte, de ahí la costumbre de colocar pinos rodeados de nieve, renos que viven en el polo norte etc. Los romanos celebraban el nacimiento del Sol Invictus (el sol invencible), justo el 25 de diciembre pues ellos adoraban al sol, así como también lo adoraban nuestros antiguos antepasados, los Incas.

Lo importante de todo, independiente de la religión o cultura que tengan, la Navidad es una fecha muy importante que además de celebrar el nacimiento del Niño Jesús, es una fecha de unión familiar.

La Navidad se viene celebrando desde inicio del mes, con la colocación cada domingo de las velas del adviento y en muchos colegios, oficinas, clubes se van realizando actuaciones, intercambios de regalos, y en general cualquier tipo de compartir entre amigos.

Lamentablemente esta fecha importante de unión familiar se va volviendo cada día más materialista, y la gente piensa más en los regalos materiales y costosos, que el momento de compartir en general.

Algunas almas caritativas, con el fin de continuar compartiendo, realizan de manera voluntaria, chocolatadas y entrega de regalos a los niños con menos recursos, llevándoles una tarde de alegría, con música, regalos, panetón y chocolate (a pesar del calor de diciembre, el chocolate se sirve caliente continuando la tradición).

Los Grandes Olvidados 
Este año, he tenido la ocasión de colaborar, con muchas personas, dando mi cuota para los regalos, chocolatadas y entrega de regalos para niños pobres. Esta vez quisiera expresar mi malestar, debido a que todas estas actividades van dirigida a los niños y ninguna a los adultos mayores que viven en casas de reposo (asilos), y que esperan un momento de alegría y un compartir.

Así como los niños y adultos jóvenes disfrutan de la Navidad, los adultos mayores también la viven y la disfrutan, y de repente con más ganas, pues debido a su estado de soledad, es una ocasión y oportunidad para poder verse con sus amigos y seres queridos. En esta etapa de su vida, al adulto mayor ya no le interesa los regalos materiales, el bien que más aprecian es el tiempo y el poder compartir con sus seres queridos un momento especial con ellos, un beso, un abrazo, una caricia tierna. Y dentro de ese tiempo más calidad que cantidad, porque de nada vale meterse al cuarto del abuelo con un celular y ponerse a navegar y chatear sin tomarle la debida dedicación.

En muchas casas (menos mal que la minoría) a los adultos mayores los acuestan temprano para que “no estorben” y poder dar espacio a los niños, y jóvenes de la casa.

Les propongo a todas aquellas personas que comparten la Navidad con los niños pobres, que de 4 chocolatadas que organicen, una se la ofrezcan a los Adultos Mayores, ellos no solo se los van a agradecer sino que las personas que ofrezcan la chocolatada se sentirán muy felices de poder compartir la sonrisa, muchas veces sin dentadura, pero sincera y pura de un Adulto Mayor. El poder ver sonreír de agradecimiento y felicidad a un Adulto Mayor no tiene precio material, pero vale mucho espiritualmente

Indignación
No hace muchos días me indigné con el hijo de una paciente que tenía internada en el hospital en donde trabajo y quien me pidió que por favor, no le diese el alta médica a su madre tan pronto, que ya estaba repuesta del mal por el que estuvo hospitalizada, hasta que pasara la Navidad, ya que su casa era chica e iban a recibir a primos y sobrinos. Ya se imaginan la cara de indignación y rabia que le puse al hijo de ésta paciente que de paso estaba lúcida e ilusionada porque ya se había recuperado de su mal y deseaba regresar lo más pronto posible a su casa, para celebrar la navidad con toda su familia y en especial con sus nietos pequeños. Prácticamente le canté su vida entera al hijo de mi paciente y le dije que, así como él trataba a su madre, sus hijos lo iban a tratar a él, cuando tenga la edad y las enfermedades de su madre, pues los hijos son modelo de la conducta de sus padres.

Para muchas personas, los ancianos, son seres de estorbo en la casa, son individuos que quitan tiempo, espacio y recursos y que son seres lentos, torpes y olvidadizos, y luego nos preguntamos:¿acaso estas personas piensan que nunca van a envejecer y enfermarse?; este año regala tiempo de tu tiempo al adulto mayor, interésate, brinda afecto y comprensión; se tolerante, ten paciencia, ponte en sus zapatos, verás que una sonrisa lo vale todo, una sonrisa amable es motivadora, esperanzadora, y brinda alegría.

FELIZ NAVIDAD 
En nombre de la familia del Diario UNO y mío en particular quiero desearles a todas las familias peruanas y en especial a los Adultos Mayores una Feliz Navidad. Que el espíritu de la Navidad bañe con su gracia divina a todos los hogares peruanos y reine la paz y la armonía en todos los corazones.

Dr. Carlos Sandoval Cáceres

consultas@zonageriatrica.com

Anuncios

La canción criolla y el Adulto Mayor

Me contaba mi padre, que allá en los lejanos años cincuenta, tanto en Lima como en casi todo el Perú, la ciudad se paralizaba para escuchar en Radio Victoria a los “Ídolos del Pueblo”, es decir al famoso grupo de música criolla “Los Embajadores Criollos”, conformado por Rómulo Varillas, primera voz, Carlos Correa y Alejandro Rodríguez; en aquellos tiempos, me decía, se vivía y se gozaba de la Canción Criolla Peruana, que no solo era hermosa por su música y cadencia, sino por su letra, en donde se reflejaba la vida común y corriente de la gente del pueblo, sus romances, sus frustraciones, sus duelos e incluso narraban sus enfermedades como el Tísico. Si bien es cierto esas canciones sonaban en la radio durante los años cincuenta, estas canciones se volvieron inmortales, pues aun a pesar de alienación y la globalización se continúa oyendo canciones como “Hermelinda”, “El Huerto de mi Amada”, “El Pirata” entre muchas más.

Ya les he hablado de la importancia de la Musicoterapia, es decir la terapia a través de la música que la pueden desarrollar en la casa, el hospital o cualquier ambiente, hay talleres dirigidos por profesionales muy competentes y con mucha experiencia como los Terapeutas Ocupacionales y los Psicólogos, cada uno dentro de su profesión y su propia experiencia pero siempre con buenos resultados. La musicoterapia ayuda al movimiento, al equilibrio, la coordinación, mejora el tono muscular, evita las caídas, ayuda a combatir la depresión, la pérdida de memoria y la demencia. Incluso es recomendada para enfermedades del corazón, los pulmones y metabólicas como la Diabetes Mellitus. He tenido experiencias en donde un grupo de pacientes con demencia avanzada, de un momento a otro se ponen a cantar con la letra exacta de la canción que escuchaban. Recuerdo una vez, que por casualidad en la radio se escuchó, “El Tango Uno” de Gardel, y mis pacientes con demencia, muchos de ellos idos y desorientados, repentinamente se pusieron a cantar la canción a coro, otros a tararearla y otros llevaban el compás de la canción con las palmas y otros tamborileando contra la mesa.

El ver a un adulto mayor, cantar a voz en cuello, la música criolla, música de sus amores, es maravilloso, parece que no sufriese de ninguna enfermedad, y que el recuerdo de las letras incomparables de las canciones de antaño, de las canciones criollas, traen a su vida, paz, alegría, regocijo, remembranzas, alegría y felicidad, que se multiplican exponencialmente si se acompañan con bailes, pasos, pasitos, palmas, etc, de todos y se siente como un aliciente a seguir cantando.

La música da vida, y es para todas las edades, debe de seguir formando parte de nuestras vidas por siempre. Desde esta columna quiero rendirles un homenaje a aquellas personas que sembraron en nuestras almas y corazones nuestra música criolla, que no se pierda y nunca sea reemplazada por otra extranjera. Inculquémosles lo nuestro a las futuras generaciones de nuestro país y que escuchen, vivan y disfruten de la letra de esta música que es la música del pueblo.

Hasta Pronto y Muchas Gracias

Dr. Carlos Sandoval

Qué es el Delirium

¿Qué es el Delirium? 

Dr. Carlos Sandoval Cáceres

deliriumUna de las cosas que caracteriza y diferencia a al adulto mayor enfermo es que sus manifestaciones clínicas y la presentación de la enfermedad en ellos, no se presenta igual que en una persona joven o como se escribe en los libros de medicina. A veces el paciente puede cursar con un infarto al corazón y no tener dolor,  depresión sin pena, infección sin fiebre, abdomen agudo sin dolor abdominal entre varias situaciones. Hay que tener mucha experiencia en el manejo de estos pacientes adultos mayores y sobre todo tener y mantener un nivel de intuición y sospecha muy alto, incluso una caída que se podría considerar como un accidente casual dentro de la casa podría ser la manifestación de una neumonía. (uds se preguntarán, qué tiene que ver una caída con la neumonía y la respuesta en verdad es mucha).

Existe el concepto de la reserva funcional y es la capacidad de respuesta que tiene el organismo para compensar procesos agudos que ponen en peligro la salud de cualquier persona, por ejemplo en una infección se activa todo un arsenal de respuesta contra ese microbio invasor, se activan los glóbulos blancos que son las células de defensa y sus células especializadas como los linfocitos, macrófagos y neutrófilos que por un lado van a tratar de fagocitar (comerse) al microbio y por otro preparar sustancias (globulinas) que serían como bombas que van a actuar a distancia contra el invasor. Lo usual clínicamente es la aparición del decaimiento, el malestar y la fiebre como respuesta fisiológica normal. El adulto mayor al tener disminuidas sus defensas, muchas veces su organismo no responde adecuadamente y no presentan fiebre y los signos y síntomas los va a presentar muchas horas o días  después de que la infección ya está bien establecida en el organismo. En el adulto mayor muchas veces en vez de manifestar fiebre o taquicardia la infección puede manifestarse como caídas o delirium.

El delirium, también conocido como Síndrome Confusional Agudo o encefalopatía, es una alteración de la conciencia acompañado de trastornos cognitivos, que se instaura en un periodo breve de tiempo (horas o días) y tiende a ser fluctuante. En otras palabras el anciano que presenta un cuadro de delirium de un momento a otro puede presentar un sueño profundo, pasando al estupor y coma o al contrario, estar agitado e irritable. Muchas veces se va a presentar en pacientes que  son personas lúcidas sin antecedente de demencia previa. Asociado al trastorno de la conciencia el enfermo presenta confusión y muchas veces alucinaciones tanto visuales como auditivas, que pueden alternarse en momentos de lucidez y momentos de agitación (fluctuante).

Estos enfermos muchas veces son llevados por sus familiares  a la emergencia preocupados  por el nivel de conciencia que presentan y a veces por el prejuicio que se les tiene a los adultos mayores o por desconocimiento son considerados como cuadros demenciales sin haber consultado por su estado previo. Es importante decirle al médico de turno que el paciente no “está loco” ni demente, sino que este estado se ha presentado de un momento a otro y que el día anterior el paciente estaba perfectamente lúcido y en sus cabales.

La principal causa del delirium de lejos son las infecciones en el adulto mayor, como ya lo manifesté al principio en el adulto mayor las enfermedades no se manifiestan de la misma manera que se manifiesta en un joven o tal como lo dice el libro de medicina, el adulto mayor debido a que su capacidad de reserva funcional está disminuida, responde de manera diferente a lo usual, como por ejemplo el delirium, tener siempre presente que un adulto mayor con delirium, este estado no significa que nuestro familiar se volvió “loco” o demente para siempre sino que podría presentar una infección aguda que debe de tratarse inmediatamente, de lo contrario sí podría quedarse en ese estado de confusión para siempre. Generalmente las principales infecciones son las del tracto respiratorio seguidas del urinario, por lo que a todo paciente  que acude a la  emergencia por este problema, hay que solicitarles un hemograma, un examen de orina y una radiografía de pulmones.

Otras causas de delirium en el adulto mayor son los trastornos metabólicos como las alteraciones de los electrolitos por ejemplo la hiponatremia (disminución anormal de los valores de sodio en sangre), otros son la elevación de la glucosa, urea, transaminasas etc. De manera que el tratamiento va dirigido a resolver el trastorno metabólico de fondo en este caso corregir el sodio a valores normales.

Finalmente otro responsable muy común del delirium es el uso de los medicamentos, los medicamentos pueden tener efectos colaterales y reacciones adversas medicamentosas, que están publicados en todos los libros de farmacología, medicina interna y geriatría. Siempre hay que tener mucho cuidado en recetar cualquier medicamento nuevo a un adulto mayor. Entre la larga lista de medicamentos que pueden producir delirium están los anticolignérgicos, algunos psicofármacos y algunos antibióticos, El tratamiento va dirigido a retirar el fármaco y cambiarlo por otro de ser necesario.

Por lo tanto el delirium debe de ser tratado y manejado como una emergencia ya que si el paciente presentara una infección seria, éste podría morir de la infección o quedaren este estado para siempre, lo mismo que no tratar un problema metabólico o el retiro oportunos del medicamento.

 Bibliografía 

  • Altimir S. Síndrome confusional en el anciano. In CruzJentoft AJ, ed. Delirio y trastornos afines en geriatría. Barcelona: Glosa; 2005. p. 9-17
  • Ribera-Casado JM. El síndrome confusional agudo en alza. Rev Clin Esp 2005; 205: 469-71
  • Lázaro-Del Nogal, J.M. Ribera-Casado, Síndrome confusional (delirium) en el anciano, PSICOGERIATRÍA 2009; 1 (4): 209-221
  • Francis Joseph, Young G Bryan, Patient education: Delirium (Beyond the Basics), Jul 2017. https://www.uptodate.com/contents/delirium-beyond-the-basics