Rosario de Demencias

Artículo publicado en el Diario Uno el 7 de febrero de 2016
http://diariouno.pe/2016/02/07/rosario-de-demencias/

A los 70 años notó que se cansaba mucho, y andaba con sueño, por lo que acudió al médico del pueblo donde él vivía, el médico le indicó unos análisis en donde evidenció que don Lucho presentaba anemia, éste le indicó que tomara sulfato ferroso una tableta al día todas las mañanas después del desayuno.

demencias

CARLOS SANDOVAL CÁCERES

Además de la Enfermedad de Alzheimer y de las demencias vasculares, existe un grupo menor de demencias (aproximadamente el 10% de todas) que se van a caracterizar porque se deben a una causa definida asociado a una determinada y específica enfermedad. Se denominan Demencias secundaria como aquellas enfermedades con compromiso cognitivo, conductual y funcional asociado a una enfermedad que lo hace responsable.

Algunos autores las llaman demencias reversibles o curables, debido a que si se detectara y tratara adecuadamente la enfermedad de fondo que produciría este tipo de demencias, ésta podría revertir. Pero en muchas ocasiones el cuadro demencial ya no revierte a pesar de detectar la enfermedad y tratar la causa que lo produciría.

Dentro de las causas de demencias secundarias existen una variedad de enfermedades responsables, siendo las dos más importantes el hipotirodismo y la deficiencia de vitamina B12. Se incluyen en esta lista las demencias causadas por traumatismos, alcoholismo, hidrocefalia a presión normal, SIDA y otras infecciones, priones, cirrosis, etc.

EL CASO DE ISABEL.
Isabel era una mujer de 70 años viuda que llevaba tratándose del colesterol elevado desde hacía varios años (unos 5 aproximadamente), Isabel había sido una empleada pública muy responsable y disciplinada durante toda su vida y siempre había tratado de comer “sano”, sin grasas y evitando el abuso del consumo de dulces y golosinas. El último año antes de la consulta al geriatra, Isabel notó que se cansaba mucho a pesar de dormir bien (ya estaba jubilada y no tenía necesidad de madrugar), notó además que se le secaba la piel, a pesar que ella se aplicaba regularmente crema humectante,), finalmente notó que se olvidaba mucho de las cosas recientes por lo que acudió al especialista. Éste luego de entrevistarla y examinarla, notó que había un deterioro cognitivo le ordenó una serie de análisis en donde incluían un perfil tiroideo.

En los resultados de laboratorio, los valores del perfil tiroideo estaban alterados. Los valores de colesterol total y triglicéridos se mantenían elevados a pesar de que Isabel tomaba regularmente remedios para bajar el colesterol. Los demás exámenes se encontraban dentro de los valores normales.

El geriatra, diagnosticó que Isabel presentaba un cuadro de hipotiroidismo por lo que le indicó un tratamiento para esta enfermedad y la respuesta a las tres semanas fue espectacular, Isabel según sus propias palabras era otra persona, se sentía más despierta, y según ella volvió a recuperar su memoria. A los tres meses de control de los exámenes de laboratorio, tanto los valores de colesterol y triglicéridos como los del perfil tiroideo habían mejorado.

COMENTARIO
Si bien es cierto la glándula tiroides regula el metabolismo basal, su deficiencia produce una serie de problemas a nivel general como cansancio, lentitud, estreñimiento, piel seca etc. También puede ser causa de demencia como hemos visto en este caso.

Se ha demostrado que existe una asociación directa entre el nivel elevado del colesterol y el hipotiroidismo, por lo tanto cuando tenemos a un paciente delgado, que no abusa de las grasas y presenta niveles elevados de colesterol, siempre hay que descartar un problema tiroideo. Gracias a Dios se pudo detectar y tratar a tiempo la enfermedad por lo que Isabel recuperó su estado basal y volvió a ser la misma persona.

EL CASO DE DON LUCHO
Don Lucho era un agricultor de 75 años del norte del país que sembraba caña de azúcar y su afición era destilar un buen aguardiente (de la caña que él sembraba y cosechaba), a los 50 años fue operado de una úlcera sangrante en el estómago según él por muchas preocupaciones, según sus hijos debido a su afición por beber aguardiente.

A los 70 años notó que se cansaba mucho, y andaba con sueño, por lo que acudió al médico del pueblo donde él vivía, el médico le indicó unos análisis en donde evidenció que don Lucho presentaba anemia, éste le indicó que tomara sulfato ferroso una tableta al día todas las mañanas después del desayuno.

Posteriormente don Lucho notó debilidad, temblor y hormigueos en los miembros inferiores, comenzó a caminar con un bastón situación que lo deprimió, pues él siempre había sido un hombre muy independiente, trabajador e incluso líder.

A los 74 años, sus hijos notaron que don Lucho se olvidaba de las cosas, pero que además tenía el ánimo muy decaído, lloraba y renegaba por todo y a veces por puro gusto. Comenzó a presentar algunas ideas delusivas como que le robaban sus cosas e incluso inventó que sus propios hijos querían asesinarlo. Lo llevaron a Lima en donde acudió a un geriatra recomendado por amistades de confianza. El geriatra luego de entrevistarlo, examinarlo notó que había un serio deterioro cognitivo, el doctor le indicó una serie de análisis de laboratorio que incluían hemograma, y un dosaje de vitamina B12.

Don Lucho presentaba una anemia severa, menor de 7 mg% de hemoglobina (a pesar de haber recibido sulfato ferroso durante varios años), y sus glóbulos rojos se caracterizaban por ser, muy grandes, presentó megaloblastosis y los valores de vitamina B12 era muy bajos, los demás exámenes se encontraban dentro de los rangos normales.

DIAGNÓSTICO
El médico diagnosticó que don Lucho presentaba un anemia perniciosa por bajos valores de vitamina B12 así como una demencia por la misma causa, le indicó un tratamiento a base de inyecciones de vitamina B12 al inicio una ampolla cada día y luego una vez por semana. Al mes Don Lucho recuperó ligeramente los valores de la hemoglobina y se le notaba más despierto y activo. A los 6 meses Don Lucho ya no tenía anemia, era una persona más activa y sociable, pero nunca volvió a recuperar su memoria y su capacidad mental, aunque sí su estado de ánimo, su buen carácter, ya no alucinaba ni volvió a presentar ideas de que le robaban o de que querían matarlo. No volvió a presentar debilidad ni hormigueos en los miembros inferiores.

ANEMIA
Cuando acuda un paciente a hacerse su chequeo médico y éste presente anemia, no hay que indicarle inmediatamente el sulfato ferroso sino que hay que hacerle un estudio para determinar la causa de esta anemia. Una causa de anemia es la debida a una deficiencia de vitamina B12. La vitamina B12 es una sustancia muy importante para todo el organismo y su carencia produce una serie de trastornos como calambres, hormigueos y debilidad en los miembros inferiores así como cambios en la memoria y el estado de ánimo que puede llevar al enfermo a la demencia o a trastornos psicóticos. Un análisis de vitamina B12 para detectar su deficiencia y luego su tratamiento beneficia mucho al adulto mayor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s