El Derecho de Morir en Casa

Rosa de 85 años, se sentía mal, le faltaba el aire y tenía fiebre por lo que acudió a
emergencia. Le diagnosticaron Covid19 fue hospitalizada y se complicó con
neumonía.
En hospitalización, Rosa vio fallecer a 9 personas con la misma enfermedad.
Necesitaba más oxígeno, empeoraba y pidió a los médicos que le dieran el “alta
voluntaria” para ir a fallecer a su casa.
Fallecer en casa es una opción recomendable, pues el enfermo muere rodeado de
su familia, obviamente siempre con supervisión médica. Rosa firmó la alta
voluntaria (documento que exonera a los médicos del hospital de cualquier
complicación) con sus hijos como testigos.
En casa, permaneció tres días con oxígeno y calmantes. Rodeada de su familia,
en ningún momento estuvo sola. Tuvo tiempo de recibir la unción de los enfermos
y despedirse de sus seres queridos. De la mano de su hija cerró sus ojos para
siempre, con una sonrisa en los labios. Rosa murió en paz llena de amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.