El Adulto Mayor no es como un Niño

Rosa de 20 años es una estudiante que por las noches trabaja cuidando ancianos.
Ella ama su trabajo y se siente identificada con las personas adultas mayores. En una ocasión fue a cuidar a María de 80 años, maestra, que llegó a Directora de Colegio. Rosa trató de congraciarse con ella y comenzó a tratarla “Con cariño”, le dijo a ver hijita, abre la boquita, para darte tu comidita porque sino el cuco te va a llevar. María en un tono fuerte y claro pero respetuoso, le dijo. Mire señorita, que sea la primera y última vez que Ud. me falta el respeto de esa manera tratándome como a una idiota. Desde allí Rosa trató a sus pacientes con respeto llamándolos por su nombre y tratándolos de Ud. Existe un mito muy arraigado y completamente equivocado de que la persona adulta mayor se convierte en un niño. Debemos de erradicar esa idea para siempre. Existen etapas de vida como la niñez, la adolescencia, la adultez y la senectud o vejez. Cada uno en su rol y en su lugar. Y el hecho que un adulto mayor enfermo tenga que usar pañal, haya que vestirlo y bañarlo no significa que sea un niño sino una persona enferma que requiere de nuestro mayor respeto y consideración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.